Los Pirineos vistos desde Mallorca. Récord de distancia (324 km).

El observatorio improvisado, en una extensión de nieve y con vistas hacia el norte.

El 11 de febrero de 2018 sucedió un fenómeno meteorológico muy especial en el Mediterráneo occidental. Empujada por un sistema de bajas presiones, una masa de aire extraordinariamente limpia y seca, procedente de la península Ibérica, se extendió sobre las islas Baleares, incrementando drásticamente la visibilidad atmosférica. Pensé que era una excelente oportunidad para tratar de ver el continente desde lo alto de las montañas, así que, tras preparar los bártulos, me dirigí hacia la Sierra de Tramuntana, en el norte de la isla. A mitad de la ruta, la nieve empezó a cubrir el camino, cuyo espesor comenzó a ser importante en el tramo final. A una altura de 1.090 metros, a las 5 de la tarde, detuve la ascensión y monté mi improvisado “observatorio” sobre un mogote de nieve. Mi equipo fotográfico —una cámara réflex Canon con una óptica Nikon 600 mm de 2,7 kg—, me permitió distinguir tenuemente —sobre el lejano horizonte marino— la silueta característica de la montaña de Montserrat, en Cataluña, a 217 km. de distancia. Un rato más tarde, al cambiar la luz ambiental, aparecieron nuevos objetos algo más difusos, destacando por su brillo blanco. Estaba haciendo contacto visual nada menos que con los Pirineos de Catalunya, a 300 km. de distancia. La precariedad del observatorio y la adversa meteorología reinante no me ayudaron en ese momento a identificar ninguna montaña en particular, pero intenté capturar toda la zona de interés en un formato panorámico de 12 fotografías consecutivas, para poder estudiarlas con todo detenimiento en casa.

De mis tres visiones “pirenaicas” desde el año 2010, ésta es —gracias a la ausencia de nubes en la península— la primera vez que logro ver todo el ancho de la cordillera pirenaica teóricamente visible desde Mallorca, y que se extiende 90 kms. de lado a lado.

La composición panorámica de 12 fotografías, tomada con la óptica de 600 mm, abarcando toda la extensión de la cadena pirenaica físicamente visible desde Mallorca.

Tras media hora quieto a cero grados y soportando fuertes rachas de viento, la emoción que me embarga ya no es suficiente acicate para olvidar las manos congeladas, así que inicio el descenso. Una vez de regreso en casa, y tras un minucioso revelado y estudio de identificación, me sorprendió haber fotografiado, entre otros, el Pic du Canigou (2784 m./302 km), enteramente en territorio francés, así como el Pic de Montmalús (2782 m./315 km), ubicado en Andorra. También el Pic de Salòria (2789 m.), en Catalunya (Pallars Sobirà), a la distancia de 324 km, lo que, a fecha de hoy, constituye el récord probado de visibilidad entre dos objetos ubicados en un mismo país.

En este artículo publico fotografías inéditas, así como fotos mejoradas gracias a nuevos y meticulosos revelados.

Como información adicional práctica, añado a mis fotografías los siguientes gráficos:
1. Simulaciones sintéticas generadas por el servicio web de Ulrich Deuschle Panorama.
2. Mapas a escala mostrando el campo de visión y las distancias de las observaciones.

Clicar sobre cualquiera de las imágenes para verla a mayor tamaño, en una ventana nueva.

Ojo al dato
La observación más lejana registrada —y probada— hasta la fecha es nada menos que de 443 kms, un récord extraordinario que, desde el 16 de julio 2016, ostenta el compañero Marc Bret, al lograr fotografiar los Alpes desde los Pirineos, concretamente, el macizo de los Écrins (4.102 m.), en la región francesa de la Vanoise, desde el Pic de Finestrelles (2.820 m.), macizo del Puigmal, en el Pirineo gerundense.


Clicar sobre la imagen para ver la versión en alta resolución.

Con el fin de poder apreciar la imagen panorámica con más detalle, la he dividido en 5 zonas diferentes, detalladas una por una a continuación.


— Zona 1 —


— Zona 2 —


— Zona 3 —

 


— Zona 4 —


— Zona 5 —


 

 

 

Esta entrada fue publicada en Fotografia, Observaciones Lejanas. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Los Pirineos vistos desde Mallorca. Récord de distancia (324 km).

  1. Fernando dijo:

    Hola Marcos,

    Fantástico trabajo, desde el momento de la toma, hasta el montaje de los gráficos y redacción del artículo, pasando por el revelado de las fotografías. Me imagino el momento, ahí arriba, sobre la nieve, pasando frío, y emocionado con la visión… Un momento de los que no se olvidan. Enhorabuena, y gracias por contagiarnos de tu pasión por la fotografía, y por estas conexiones visuales entre horizontes lejanos, tan mágicas.
    Un abrazo

    • Hola Fernando. Muchas gracias por tu comentario entusiasta. Es un placer compartir la experiencia con personas afines como tú, que sientes la misma fascinación que yo por la magia de la montaña y sus innumerables sorpresas. Lamento haber tardado tanto en presentar esta información gráfica. Por diferentes motivos que en su momento no pude solventar, las fotos tienen una pésima calidad, y ha sido necesario someterlas a un tratamiento de recuperación importante, que ha supuesto casi una semana de trabajo. No obstante, debido a su naturaleza testimonial, el artículo no pierde actualidad. Siempre tengo la ilusión de mejorar lo presente, esperando surjan nuevas y mejores oportunidades durante la próxima temporada. Otro abrazo y hasta pronto!

  2. Carles Guixé Gonfaus dijo:

    Extraordinari … puc reconèixer a la perfecció el Canigó, el Puigllançada, la Tossa d’Alp, el Pedraforca, la serra del Verd, el Cadí.

  3. Nomisx dijo:

    Hola Marcos.

    Extraordinario trabajo el que nos reglas en esta entrada. Para los que amamos las montañas ver algunas de las que hemos “pisado” como, en mi caso, el Pedraforca y Montserrat con tus imagenes es un verdadero lujo. Enhorabuena y muchas gracias. Ahora a ver si los consejos que nos diste en el curso de fotografia astronomica me permiten obtener buenas imagenes del próximo eclipse lunar. Salut i muntanya sempre!

    • Hola! Gracias por comentar. Siempre resulta sorprendente ver retratadas esas montañas con las que estamos familiarizados, desde ángulos insospechados, y en este caso, en la “otra orilla”. Efectivamente, una oportunidad única la del próximo viernes, al presentarse la fase de totalidad del eclipse lunar nada más asomar por el horizonte, permitiendo combinar luna y paisaje terrenal. No recuerdo ningún eclipse de luna en que esto haya sucedido. Eso sí, técnicamente va a ser un reto hacer una buena foto. Mucha suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Medida anti-spam: por favor, demuestra que eres humano *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.